De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), se registraron en el mundo más de 2,2 millones de casos de cáncer de mama en el 2020. En el mismo año el Observatorio Global del Cáncer (Globocan) registró en Colombia 15.509 casos nuevos, de los cuales el 28% fallecieron, posicionándose como la primera causa de muerte en mujeres colombianas.

Por esto, en el marco del día mundial, las sociedades médicas, científicas y civiles, realizan un llamado para tomar acción frente al diagnóstico oportuno y acceso a tratamientos que generen una mejor calidad de vida.

Se prevé que 1 de cada 8 mujeres experimentarán cáncer de mama durante su vida, y de ellas, el 30% desarrollará cáncer de mama metastásico, situación que enciende las alertas en el país, ya que este tipo de cáncer es una enfermedad prevenible y curable si se diagnostica de manera oportuna y adecuada.

Según el Instituto Nacional del Cáncer en Estados Unidos, la tasa de supervivencia para las pacientes con cáncer de mama en estadio cero y uno está alrededor del 100%; para los casos con estadio dos, es de aproximadamente 93% y para los diagnósticos más avanzados, en los cuales las células malignas se han desplazado por el torrente sanguíneo y han generado tumores en los huesos, pulmones, hígado, cerebro u otras partes del cuerpo, su tasa de supervivencia es cerca del 22%.

Si bien el cáncer de mama metastásico no tiene cura, casi siempre tiene opciones muy buenas de tratamiento. Para una paciente diagnosticada en estadio metastásico, ahora hay más opciones terapéuticas que las que había años atrás. Las alternativas para su tratamiento cada vez son más amplias y eficaces, debido a que contamos con terapias que no solo prolongan la supervivencia de las pacientes, sino que también prometen brindarles una mejor calidad de vida.” Comenta el Doctor Iván Bustillo, Médico Oncólogo clínica Porto Azul Auna.

Actualmente, el desarrollo de tecnologías en los tratamientos para cáncer de mama y la personalización de estos para cada paciente, son algunos de los avances más importantes en el ámbito de la oncología de la última década.

Cabe resaltar que, el papel de la innovación resulta primordial con el fin de ofrecer a las pacientes diversidad de opciones que tengan en cuenta sus necesidades, buscando ofrecer calidad de vida.

 “Es necesario que eduquemos a la población general en la adopción de hábitos y estilos de vida saludable, así como en el uso de las herramientas para un diagnóstico temprano: autoexamen mensual, examen clínico de la mama realizado por un profesional de la salud y mamografía, que es la única de estas tres herramientas que ha demostrado disminuir muertes por cáncer, ya que es capaz de diagnosticar lesiones que aún no son palpables.” Afirmó Catalina Quintero Directora General y Científica de la Fundación Salud Querida.

De esta manera, hoy las pacientes con un diagnóstico de cáncer de mama cuentan con opciones terapéuticas que les permiten tener una expectativa de vida más alta. Resulta pertinente entonces recordar la importancia de realizarse periódicamente el autoexamen, practicarse los exámenes diagnósticos pertinentes, y mantenerse informado.