Una mujer se niega a arreglarse el vello facial y no le importa que los hombres la miren con desagrado. Para ella, con el cabello allí es igual de femenina.

Su nombre es Eldina Jaganjac, una chica de 31 años que está cansada de los estándares de belleza que la sociedad le impone a las mujeres, incluso en Dinamarca, su país natal.

«Si un hombre no se afeita y no se depila las cejas, nadie se da cuenta ni comenta y no es nada fuera de lo común», dice la mujer.

Por eso, Jaganjac se deshizo de la pinza que una vez usó para quitar los pelos en su ceja y la navaja para afeitarse el bozo en marzo de 2020. 

 

 

Publicidad

En su opinión, las mujeres tienen opciones «extremadamente limitadas» sobre cómo se supone que deben verse.

Así lucía Eldina Jaganjac antes de tomar la decisión. Foto: Instagram.

Como era de esperarse, Jaganjac tuvo que lidiar con hombres que le gritan que se depile, entre otras cosas.

«He tenido algunos comentarios groseros, pero muy pocos eran de adultos. La mayoría han sido adolescentes en las redes diciéndome cómo realizar el aseo personal. O simplemente comentando ‘uniceja'», cuenta Eldina.

A pesar de algunos insultos, ella cree que es positivo «eliminar» a los hombres que solo quieren ser su novio por intereses amorosos.

 

 

«Estoy segura de que hay algunos comentarios negativos a mis espaldas He notado que algunos hombres adultos miran mis piernas sin afeitar y mi cejas como si tuviera una tercera cabeza», agrega.

Foto: Eldina Jaganjac – Instagram

Una crítica a la sociedad

A Eldina Jaganjac no le gusta la idea de que las mujeres gasten más tiempo y dinero que los hombres en mantener su apariencia a través de la depilación.

Con su nueva apariencia, la danesa considera que ha ganado más confianza y ahora se puede concentrar «en las tareas y metas» que necesita, y menos cómo se ve mientras las hace.

 

 

«En comparación con los hombres, se espera que gastemos mucho más tiempo y dinero en nuestra apariencia solo para ser consideradas visualmente aceptables en la sociedad, especialmente cuando estás en espacios públicos», explica.

Foto: Eldina Jaganjac – Instagram

Asimismo, considera que es bueno para su vida alejar a las personas que le desagrada por su apariencia. «Probablemente no las volveré a ver nunca más, y si sí, todavía no me importa».

De todas formas, vale la pena señalar que hay mucha gente que apoya a Eldina y le gusta su elección. «En todo caso, recibo una atención más positiva y puedo eliminar a las personas más conservadoras desde el principio».