Con la llegada a Colombia de las vacunas contra el COVID-19 se ha creado una serie de mitos que no son reales.

Varias personas se resisten a vacunarse por el temor que a largo plazo tengan alguna consecuencia.

Ante dichos rumores que hay en torno al proceso de vacunación contra el virus, en El 1 Se Entera hablaremos sobre los más comunes.

Corre la voz con familiares y amigos para derribar tantas suposiciones.

 

 

Los 5 mitos de la vacunación contra el COVID-19:

 

  1. Las aplican para ensayarlas en humanos

Falso.

Si bien es cierto que las vacunas se desarrollaron en corto tiempo por las graves consecuencias que traía el COVID-19, los científicos venían trabajando desde hace más de 10 años en las vacunas.

 

  1. ¿Me puedo morir?

Falso

Deja de creer en los mitos de abuelas, pues estudios previos apuntan a que las vacunas contra el COVID-19 no producen ninguna reacción severa y mucho menos la muerte.

Publicidad

 

  1. La vacuna debilitará mis defensas

Falso.

Por el contrario, el fármaco ayudará a que el sistema inmune identifique y combata el virus.

Aunque eso sí, algunas personas podrían presentar efectos secundarios leves como fiebre, molestias musculares y dolor en el brazo donde se aplica la inyección.

 

 

  1. Cuando nos vacunemos, ¿nos implantarán un microchip?

Falso

Este es el mito que más ha tomado fuerza entre la población colombiana y no es más que un rumor.

Las vacunas son uso exclusivo para combatir enfermedades y jamás se han implantado microchips en las inyecciones, así que no hay nada qué temer.

 

  1. ¿Puedo quedar infértil?

Falso.

Hasta el día de hoy los ensayos clínicos demuestran que recibir la vacuna no afecta la fertilidad de las personas.

Incluso, algunas participantes quedaron embarazadas durante el proceso de estudio.

 

La ñapa: ¿Después de la vacuna no necesitaré usar nunca más el tapabocas?

Falso.

Las mascarillas deberán acompañarnos por un tiempo más, incluso, después de vacunados, ya que la persona, aunque protegida, podría transmitir el virus.

 

Si bien es cierto que las vacunas son una luz de esperanza para la población, los ciudadanos deben seguir con el uso del tapabocas, el distanciamiento social y el lavado de manos, ya que, el autocuidado depende de cada uno de nosotros.

La recomendación que hacen las autoridades sanitarias es a no creer en rumores o mitos durante el proceso de vacunación.