Una joven con vello corporal abundante no aguantó más los estereotipos sociales y decidió dejar de afeitarse, asegura que no le importa que se burlen de ella por “verse como un hombre”.

Su nombre es Bethany Burgoyne, una artista en Essex, Reino Unido, quien a 30 años de edad ha sorprendido en redes sociales con las fotografías y videos (ver más abajo) de su apariencia con el pelo que no se depila desde el año 2018.

Según ella, se sintió presionada a afeitarse el vello corporal y tuvo que adaptarse a los estándares de belleza “tóxicos” de la sociedad.

Pero a los 27 años empezó a preguntarse por qué se estaba quitando el vello corporal; se cuestionaba si lo hacía por ella o por lo que dijeran otros.

La reflexión la llevó a pensar que la depilación es una idea ridícula. Desde entonces, expone sin reparos cada parte de su cuerpo con abundante vello, tanto en piernas como axilas, hasta una barba de tres centímetros de largo que se deja tocar.

“Cuanto más miraba y tocaba los pelos de mi cara y cuello, más me di cuenta de que eran una parte hermosa de mí y que podía sentirme bien y orgullosa de mi apariencia”, señaló la mujer, que comparte este tipo de fotos:

Hace un año, la joven descubrió que tenía el síndrome de ovario poliquístico, un desequilibrio hormonal que afecta a aproximadamente una de cada 10 mujeres en todo el mundo.

Esa condición causa un crecimiento anormal del vello, que Bethany decidió aceptar antes de tener que comprar una gran cantidad de productos de belleza.

El hecho de que la mujer haya aceptado su vello corporal le ha traído todo tipo de críticas. Para algunos es “un hombre”. Sin embargo, ella no se deja desanimar.

“Cuando la gente pregunta por mi barba, puede venir con juicios o comentarios burlones acerca de que soy un hombre, que necesito un afeitado o suposiciones de que estoy haciendo la transición de mujer a hombre”, expresó.

A través de sus redes sociales, Bethany trata de mostrarle a otros mujeres con su misma afección que no hay problema en ser peluda.