En octubre de este 2022 se vivirá el último Eclipse Solar del año, por esto, hay que tener en cuenta cómo debemos prepararnos para evitar malos episodios.

El próximo 25 de octubre, millones de personas podrán ser testigos de este evento astronómico que será más visible en Europa, el oeste de Asia y el noreste de África.

Este no será total, sino que la luz del sol estará eclipsada en un 82% por el satélite de la tierra y desde Colombia se podrá apreciar como si se tratase de una “Luna Menguante”.

Este evento tendrá visibilidad desde las 9:00 UTC (4:00 am Colombia) y su punto más alto se dará a las 13:02 UTC (8:02 am Colombia).

¿Cómo nos afectará el eclipse solar a nivel físico y emocional?

Imagen: iStock

Primero se debe dejar claro que lo efectos del Eclipse Solar del próximo 25 de octubre empezaron hace dos meses y permanecerán otros dos o tres más después de que sea admirado en el cielo.

Para el día del evento, hay que tener mucho cuidado pues las emociones serán muy fuertes. Las energías estarán más agitadas. Cabe destacar que con el eclipse también llega la Luna Nueva de Escorpio y será el momento en que sientas una mayor necesidad de un cambio o transformación.

Ten en cuenta que tú debes asumir las consecuencias de tus acciones y nadie más tiene la culpa del resultado de las decisiones que has tomado por esos días.

Los signos Leo, Cáncer, Géminis, Virgo, Escorpio, Libra y Capricornio deberán aprender a manejar y transformar sus emociones para que sean más tranquilas y menos dramáticas.

Los astrólogos además recomiendan no firmar contratos o iniciar nuevos acuerdos pues la luz de prosperidad o de ver las cosas con claridad.

¿Qué es un eclipse solar?

De acuerdo con la página web de la Nasa: “Un Eclipse Solar se produce cuando la luna se interpone en el camino de la luz del sol y proyecta su sombra en la Tierra. Eso significa que durante el día, la luna se mueve por delante del sol y se pone oscuro”.

Los eclipses totales son solo una vez al año y los parciales dos ocasiones. Estos son más recurrentes porque la sombra de la luna no es tan grande para cubrir en su totalidad la luz del sol.