Tal vez para una mayoría de colombianos el mayor homicida en la historia es Luis Alfredo Garavito, conocido también con el alias de ‘La Bestia’, quien entre 1992 y 1999 violó y asesinó a cerca de 192 menores en 11 departamentos de Colombia.

Lamentablemente, ‘monstruos’ como Garavito han habido muchos en Colombia, tantos que fueron el material para el libro «Los monstruos en Colombia sí existen» del escritor Esteban Cruz Niño.

En el marco del mes de octubre, el Canal 1 hizo un repaso en la historia para recordar aquellos homicidas que conmocionaron a la sociedad, siendo la muestra fehaciente de que, tanto las autoridades como la población, no pueden bajar la guardia para identificar con prontitud al próximo criminal.

Lea también: Así se disfrazaban los famosos del Canal 1 en su niñez.

Increíblemente, Garavito no es el asesino en serie con más homicidios en la historia de Colombia. ¿Usted sabe quién lo supera en esta cifra macabra? Descubra los otros criminales que causaron terror en el país.

Daniel Camargo, alias ‘el monstruo de los manglares’

También conocido como ‘el sádico del charquito’, se estima que Daniel Carmargo violó, torturó y mató a más de 157 niñas en un periodo de 20 años.

Publicidad

Este asesino cometió sus crímenes en Colombia —principalmente en Bogotá— y Ecuador. En este último país se calcula que asesinó entre 71 y 150 jóvenes durante quince meses.

Oriundo de Anolaima (Cundinamarca), Camargo cargaba con una aversión hacia el género femenino porque en su infancia fue humillado y maltratado por su madrastra, quien lo vestía de mujer.

Imagen: captura de YouTube

A pesar de sus traumas mentales, el ‘monstruo’ despertó hasta que cumplió 30 años cuando encontró a su mujer teniendo relaciones con otro hombre.

Más adelante, Camargo conoció a una joven con quien inició una relación amorosa. Cuando se dio cuenta que ella no era virgen la hizo sentir mal consigo mismo para manipularla y así satisfacer sus apetitos sexuales.

El criminal le pedía que drogara niñas para que se las llevara a su casa donde eran ultrajadas. De este tipo de violaciones se conocieron 10 casos que llevaron a Camargo en 1964 a ser condenado a tan solo cinco años de prisión. 

Como era de esperarse, el abusador salió de prisión a seguir delinquiendo, pero esta vez agregó a sus retorcidos actos el asesinato por estrangulación. Esto lo llevó a ser condenado a 25 años en la penitenciaría de la isla de Gorgona, de la cual escapó en 1984 hacia Ecuador.

Allí creó una ola de terror que terminó un 13 de noviembre de 1994 cuando el recluso Giovanny Noguera, sobrino de una de sus víctimas, lo mató.

Manuel Octavio Ramírez, alias ‘el monstruo de los cañaduzales’

Cerca de 50 niños asesinados, ese es el prontuario de Manuel Octavio Bermúdez, el homicida que durante más de cuatro años provocó el terror en el Valle del Cauca.

Este homicida aprovechaba su oficio como vendedor de helados para llevarse a los menores a las plantaciones de caña, donde los drogaba con lidocaína, abusaba de ellos y luego los mataba por medio del estrangulamiento.

Como sus crímenes ocurrieron hacia 1999, las autoridades y la opinión pública pensaron que eran otras víctimas de Luis Alfredo Garavito. 

Foto: captura de YouTube – Kiefer89

Sin develar ninguna sospecha, el ‘monstruo de los cañaduzales’ fue una piedra en el zapato para las autoridades que no hacían más que encontrar los cuerpos en costales o simplemente botados en medio de las plantaciones.

En 2002, un niño logró escapar y por fin se conocieron pistas claves que dieron con el paradero del criminal. El menor contó que usaba una bicicleta y reveló detalles de su aspecto físico, como que cojeaba del pie derecho.

Cuando fue detenido en 2003 se encontró todo tipo de material probatorio en su casa, como objetos y prendas de los niños asesinados. Al ver que no tenía escapatoria, Manuel Octavio Bermúdez confesó con frialdad: «Sí, violé y maté a los niños».

La condena fue de 56 años, pero como confesó sus crímenes se le redujo a 26 años y seis meses. Posteriormente, por su buen comportamiento y por cumplir las tres quintas partes de su condena, este asesino saldrá en 2018 con 57 años de edad.

Nepomuceno Matallana, alias ‘Doctor Mata’

También conocido como ‘el tinterillo asesino’, este boyacense fue el perpetrador de cerca de 20 crímenes en los años 40. Sus acciones provocaron la zozobra en la sociedad bogotana de aquel entonces.

A diferencia de los demás homicidas, Matallana asesinaba a comerciantes y gente adinerada a quienes estafaba.

Imagen: captura de YouTube

Era conocido como un hombre de leyes, lo que le permitió falsificar pertenencias y luego desaparecer a sus dueños.

Su historia fue inspiración para escritores como Felipe González Toledo, una que incluye dos fugas de su juicio condonatorio; la más recodada ocurrió el 9 de abril de 1948.

Luis Gregorio Ramírez Maestre, alias ‘el monstruo de Tenerife’

En 2012 fue capturado en la costa Atlántica Luis Gregorio Ramírez de 35 años, sindicado de participar en 60 casos de homicidio.

Tenerife era la localidad en Barrancabermeja donde fueron hallados los cuerpos de las víctimas, que se trataban de motociclistas con las mismas características: no medían más de 1,70 metros ni pesaban más de 60 kilos. Su fragilidad le permitía al también denominado «dexter criollo» someterlos fácilmente.

La táctica del homicida consistía en ganarse su confianza, pedir que lo llevaran a un lugar cuidadosamente escogido para posteriormente sujetarlos de la garganta y asfixiafarlos.

Lea también: 5 películas imperdibles de terror que están basadas en hechos reales.

Según varios especialistas, Ramírez era un antisocial quien actuaba como un psicópata.

Su pena inicial era de 57 años, pero debido a las rebajas que permite el sistema judicial colombiano, el asesino saldrá en 2032 cuando haya cumplido 20 años de cárcel.

Pedro Alonso López, ‘el monstruo de los Andes’

Este criminal colombiano tiene el título de ser la persona con más asesinatos en la historia, perpetrados en Colombia, Perú y Ecuador.

Cuando fue capturado en 1980 confesó el asesinato de más de 300 niñas y jóvenes, entre los 8 y los 13 años de edad. El psicópata engañaba a sus víctimas diciéndoles que les iba a dar dinero o regalos. Luego las llevaba a un lugar aislado donde las violaba, les quitaba la vida y las enterraba en fosas comunes.

En un documental de Biografhy Channel, Pedro Alonso López explicó que buscaba niñas que tuvieran «inocencia y belleza».

Foto: Brayanm924 – Captura de pantalla

En Ecuador fue capturado por unos comerciantes cuando trataba de raptar una niña de 12 años. Su condena fue de 16 años, la mayor para la época en ese país y luego fue deportado a Colombia en 1994.

López fue declarado demente por las autoridades colombianas y, en vez de remitirlo a la cárcel, fue internado en un sanatorio donde fue liberado en 1998 a cambio de que se reportara cada mes.

Se sabe que en 2002 viajó al Espinal (Tolima), su lugar de nacimiento, para pedirle dinero a su madre. Desde entonces no se conoce su paradero a pesar de que tiene una orden de captura en la Interpol.

Al desconocerse su ubicación se le han acreditado varios crímenes. También se presume que pudo ser ejecutado.

Nota escrita por Gabriel Pabón – (@Gabrielpab).

Lea más notas de octubre en el Canal 1