Cuando se piensa a dónde viajar en el país, la mayoría suele recurrir a los mismos destinos: las playas en la costa, el Eje cafetero, entre otros. ¿Y si se arriesga a conocer un paraíso nuevo?

En Colombia sobran lugares para sorprenderse. En la siguiente selección le contaremos sobre algunos destinos que pocos han tenido el placer de conocer y que pueden ser su plan en unas vacaciones.

Una invitación a salir de la zona de confort y arriesgarse a vivir una aventura en nuestro país.

1. Nuquí (Chocó)

La magia del Chocó parece más conocida por los extranjeros que por los colombianos. Uno de los municipios más paradisíacos del departamento es Nuquí, un municipio ubicado entre el océano pacífico y los manglares.

Este es el lugar ideal para olvidarse de la cotidianidad. La señal de internet es intermitente, no hay vendedores ambulantes; tiene extensas playas, cascadas, termales… ¡Todo un edén!

Los visitantes suelen visitar las playas de Guachalito en el golfo de Tribugá, así como ver las ballenas después de una larga travesía entre los meses de junio y octubre.

A Nuquí solo se puede llegar por aire o mar. Si lo hace en avión, debe hacer conexión en Quibdó o Medellín. La otra opción es ir hasta Bahía Solano y llegar en lancha.

2. Monterrey (Casanare)

Localizado a aproximadamente 105 kilómetros de Yopal, el municipio de Monterrey está rodeado de grandes ríos y bellos paisajes donde se practican todo tipo de deportes de aventura.

El Festival de Verano, que se celebra en enero en las playas del río Túa, congrega a la comunidad y los turistas con actividades deportivas, coleo y grupos musicales.

Además, este lugar tiene paisajes increíbles como las cascadas de las Algarrobas, Caño grande (una piscina natural), el balneario La Estrella, entre otros.

https://www.instagram.com/p/BbwafkzgGjD/

3. Isla de Providencia (San Andrés y Providencia)

Ubicada a 90 kilómetros del norte de la Isla de San Andrés, Providencia se está convirtiendo en uno de los destinos preferidos por los turistas que visitan esta área del mar Caribe.

Sus arrecifes de coral son la atracción principal. Quienes practican buceo o snorkelI allí salen tan encantados, que los habitantes de San Andrés suelen decir que estas playas y sus aguas son las mejores de la zona.

Con tan solo 5.000 habitantes este destino brinda una tranquilidad inquebrantable en medio de palmeras y árboles de mango.

https://www.instagram.com/p/BW00IJGDGze/

Algunos lugares a visitar son: Cayo Cangrejo, el Parque Nacional Natural Old Providence Mc Bean Lagoon y la bahía de Manzanillo (considerada una de las más bellas en Colombia).

Los viernes en la noche un raizal ofrece una fiesta con música reggae y calipso, ritmos autóctonos de la región.

Si quiere ver un espectáculo único, entre abril y junio se puede ver la migración del cangrejo negro que cubre todas las calles de la isla.

La pequeña isla de Santa Catalina está unida a través del «Puente de los enamorados», otro destino para sumar a su visita.

Hay dos opciones para llegar a Providencia desde San Andrés. En avión tarda 25 minutos y en catamarán tres horas aproximadamente.

4. Cabo de la Vela (Guajira)

Para quienes aman la naturaleza sin importar las comodidades de un hotel, la punta norte de Colombia ofrece unos paisajes increíbles y unos atardeceres de ensueño.

Entre sus principales atractivos está: El Pilón de Azúcar, las playas Dorada y Ojo de Agua, así como el faro.

El Cabo de la Vela es un lugar sagrado para los Wayuu, conocido como el Jepira. Según esta cultura allí descansan las almas de sus ancestros.

View this post on Instagram

El mejor atardecer que han visto mis ojos🏖❤

A post shared by Melissà Sierra Vargas (@melissasierra23) on

Si le gustan los deportes extremos, en estas playas se practica el Kitesurfing.

Para llegar al Cabo de la Vela se debe transportar por tierra desde Riohacha. El viaje dura aproximadamente tres horas.

También puede completar su aventura yendo a Punta Gallinas, el punto más extremo de Suramérica.

5. La isla de los Micos (Amazonas)

Ubicada frente al corregimiento de Santa Sofía, a 35 kilómetros de Leticia, la Isla de los Micos es un inigualable destino ecológico en la que habitan cientos de monos fraile, así como pirañas y caimanes.

Los micos son muy amables, se suben en la gente, les piden comida y fascinan por su belleza.

https://www.instagram.com/p/BV3l54ZlfAE/

En este espacio de 450 hectáreas también se pueden hacer recorridos en canoas por zonas inundables hasta llegar al lago Tucuchira. Allá la población realiza pesca artesanal.

Los viajeros también pueden escalar árboles de 40 metros de altura y observar el bello paisaje del Amazonas.

A la Isla de los Micos se llega en lancha luego de 45 minutos de viaje desde Leticia.

6. Cerros de Mavecure (Guainía)

Un amanecer en los llanos orientales es otro nivel y en los cerros de Mavecure en el Guainía es inverosímil. Se trata de tres monolitos ubicados en el macizo guayanés llamados Pajarito, Mono y Mavicure.

En este lugar se puede acampar en la base de los cerros junto a la comunidad indígena de Puinave.

Entre diciembre y marzo se forman playas al borde del río y, como buenos colombianos, la gente suele hacer paseos de olla.

Una panorámica única de los paisajes de la Orinoquía colombiana que fue protagonistas en la película El abrazo de la Serpiente y a la que solo se puede acceder luego de dos horas de viaje por el río desde Puerto Inírida.

7. Palomino (La Guajira)

¿Cansado de las playas tradicionales? Las costas de Palomino en el corregimiento de Dibulla (La Guajira), a 78 kilómetros de Santa Marta, son un increíble panorama atrapado por una selva densa.

Aquí puede tener todas las comodidades como servicio de internet y hospedaje.

La playa Las Marías es un paraíso de arena blanca, palmeras y cálidas aguas. Además, la cercanía con la Sierra nevada de Santa Marta permite que esté rodeada de una valiosa biodiversidad.

La apertura de este destino turístico es muy reciente. Se logró hace 15 años cuando se desmovilizaron los grupos armados ilegales que dominaban el territorio.

Es muy recomendado hacer el recorrido en flotador por el río Palomino que desemboca al mar. No se preocupe, el plan es tranquilo y podrá disfrutar del paisaje.

8. Sumapaz (Bogotá)

El páramo más grande del mundo es una inmensa fábrica de agua en la que reina el sonido de las aves, las cascadas y el golpe del aire con la vegetación nativa.

Los pocos habitantes de esta localidad al sur de Bogotá tratan de vivir de forma sostenible con el ambiente. Proyectos como el de la «Casita feliz» buscan llevar un turismo responsable al páramo.

Quienes han tenido el placer de disfrutar una noche en el Sumapaz hablan de una panorámica única en el firmamento.

Son múltiples los destinos que se pueden visitar en el páramo de Sumapaz, pero tal vez la mayoría coinciden en que el Santuario de Bocagrande y la laguna Alar Pasquilla son de los más increíbles.

9. Playas de San Bernardo del Viento (Córdoba)

A 85 kilómetros de Montería se haya el municipio de San Bernardo del Viento. Sus playas lo harán sentir en un mundo perdido, lejos de la contaminación y el ruido citadino.

Hay unas rocas llamadas Punta de Piedra, así como cuevas  y lugares para el avistamiento de aves. Navegando sus aguas se encontrarán con El Ancón, un islote en el que hay un restaurante.

En las noches el plan está arriba en cielo con el espectáculo de estrellas. Solo hay que recostarse en la arena y observar. Mientras que si es madrugador, no se puede perder un amanecer en este lugar.

Si le gusta la comida de mar, no deje de probar las empanadas de camarón.

10. Cascada del Fin del Mundo (Putumayo)

Finalmente, le presentamos un paraíso atrapado en tierras amazónicas. Se trata de la cascada del Fin del Mundo, unas aguas que caen a 75 metros de altura rodeadas de una biodiversidad única.

Este puede ser el mayor secreto natural del Putumayo, un espacio que parece dividir la tierra en dos por la desembocadura de la quebrada Dantayaco.

Entre los sectores recomendados de esta zona están el Cañón del Mandiyaco, el Charzo del Indio (perfecta para un baño), la reserva Paway y el Pozo Negro (8,5 metros de profundidad).

Para llegar debe tomar destino al municipio de Villagarzón. La entrada a la cascada del Fin del Mundo está en el kilómetro 6 en la vía Villagarzón – Mocoa.

https://www.instagram.com/p/BQvMZdThN2v/

¿Cuál otro lugar agregaría a la lista?

Nota: Gabriel Pabón (@Gabrielpab en Twitter).

Descubra toda la belleza natural de Colombia con el Canal 1