La australiana Renee Gracie se retiró del automovilismo, profesión por la que dijo perdió su pasión, para ser actriz porno.

Aunque la mujer se retiró hace un par de años de estas competiciones, aprovechó para hacerse un par de retoques para entrar a la industria del cine para adultos.

 

Gracie, de 25 años, aseguró al periódico británico The Sun, que está muy feliz con su decisión, que gana más dinero y que por ello no se arrepiente de la decisión que tomó.

Publicidad

“Estoy ganando un buen dinero y estoy cómoda con el lugar donde estoy”, expresó a The Sun.

 

 

Las primeras publicaciones sexuales de Renee le permitieron generar ingresos de hasta 2.000 dólares solo una semana.

Actualmente, la joven está ganando más de 11.200 euros diarios.

 

 

Renee Gracie, quien fue la primera mujer australiana en participar en el circuito de supercars, es apoyada por su familia en la industria porno.