Entretenimiento

¿Cómo identificar a un niño que sufre de maltrato?

Juan David Lara - 12 de abril del 2019

Los casos de violencia infantil en Colombia se han duplicado en lo que va corrido del siglo XXI. De acuerdo con las cifras entregadas por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) en octubre del 2018, en promedio se presenta 64 casos de abuso diario contra menores.

En el año 2000, Unicef aseguró que se presentaron 10.900 casos de maltrato infantil; dos millones de niños y niños padecían el abuso en sus hogares. Además, 361 de cada 1.000 infantes sufrieron de algún tipo de abuso.

De acuerdo con el informe del ICBF, entre enero y septiembre de 2018 se presentaron 18.617 casos reportados en el país; en 2017 hubo 24.049. La entidad aseguró en su momento que las mayores víctimas eran las niñas con un 68 % de los casos; la forma más recurrente de violencia es el abuso sexual.

Bogotá es la zona donde mayor cantidad de casos de maltrato a menores se presentan con 10.534. Lo siguen Valle del Cauca (1.900), Cundinamarca (1.069) y Atlántico (1.067).

¿Cuáles son los tipos de maltrato?

El maltrato infantil, tal como lo define la Clínica Mayo, es cualquier daño o maltrato intencional infligido a menos de 18 años. Este se puede presentar en cinco variantes: maltrato físico, abuso sexual, maltrato emocional, maltrato médico y abandono.

¿Qué síntomas presentan los niños maltratados?

La institución médica antes referenciada indica que los niños maltratados suelen sentirse culpables, avergonzados o confundidos y es probable que este sea un tema que no quieran hablar con otras personas, en especial si aquellos que los afligen son sus propios padres.

Las señales de alarma que se deben tener en cuenta son:

  • Aislamiento: se alejan de sus amigos y dejan de hacer cosa que normalmente formaban parte de su rutina. Probablemente también empiecen a faltar recurrentemente al colegio y traten de evitar participar en actividades escolares; la perdida de interés en la academia también es posible.
  • Cambios en el comportamiento: si el menor se torna agresivo, muestra enojo y hostilidad constante, se vuelve hiperactivo o su rendimiento académico cae sustancialmente. Puede volverse rebelde o desafiante.
  • Aparente falta de supervisión
  • Intentos de huir de casa
  • Se daña a sí mismo o intenta suicidarse
Temas Relacionados: