Francia va a prohibir progresivamente los espectáculos con animales salvajes en los circos ambulantes, así como la reproducción y la adquisición de nuevas orcas y delfines en los tres delfinarios del país.

La ministra francesa de Ecología, Barbara Pompili, que presentó el martes un conjunto de medidas para el «bienestar de la fauna salvaje en cautiverio», también anunció el fin de la cría de los visones americanos destinados a la fabricación de prendas de vestir y subrayó que «la actitud hacia los animales salvajes en nuestra época ha cambiado».

«Ya es hora de que nuestra fascinación ancestral por estos seres salvajes no se traduzca en situaciones en las que se favorezca su cautiverio por encima de su bienestar», dijo la ministra en una conferencia de prensa en París.

¿Cuándo se realizará?

Concretamente, la prohibición de los espectáculos con animales salvajes en los circos ambulantes se hará «en los próximos años», dijo la ministra, sin dar un plazo concreto.

«Fijar una fecha no resuelve todos los problemas, prefiero poner en marcha un proceso para que suceda lo antes posible», apuntó.

En cuanto a qué pasará con estos animales, hay unos 500 animales salvajes en los circos franceses, «se encontrarán soluciones caso por caso, con cada circo, para cada animal», dijo la ministra, subrayando que estos animales obviamente no serán «liberados».

Publicidad

El gobierno pondrá a disposición 8 millones de euros para la reconversión de los circos ambulantes. Los circos sedentarios no se ven afectados porque no transportan a los animales.

«Les estamos pidiendo (a los circos) que se reinventen, este va a ser un momento en el que van a necesitar apoyo, y el Estado va a estar a su lado», aseguró.

Para el director general del parque acuático Marineland, en Antibes (sur), Pascal Picor, esta suma es «ridícula». Criticó también que no haya ningún tipo de «concertación» antes del anuncio.

¡No hubo diálogo!

Aunque el gobierno no dio un plazo para los circos, según fuentes del sector, que fueron recibidas la semana pasada en el ministerio, se habló de una transición de cinco años.

Más de veinte países europeos ya han limitado o prohibido los espectáculos de animales salvajes en los circos.

El tema del bienestar de los animales se planteó recientemente en Francia en la campaña para un «referéndum para los animales», que contó con el apoyo de más de 750.000 personas en internet y 141 parlamentarios (se necesitarían 4,7 millones de firmantes y 185 parlamentarios para organizar una votación). Y se han presentado varios proyectos de ley.

La asociación L214 aplaudió la medida para los visones, pero estimó que sólo «compensaba el tiempo perdido».  «Victoria» tuitearon por su parte los promotores del Referéndum para los Animales.

Pero del lado del circo, los anuncios despertaron preocupación.

«Estamos sorprendidos. ¡No hubo diálogo! No vamos a poder seguir trabajando y, mientras tanto, ¿quién va a pagar la carne de los animales salvajes, el forraje de los elefantes?», dijo William Kerwich, presidente del sindicato de entrenadores de animales de circo y espectáculo.

«Los circos tendrán que abandonar a sus animales y estamos haciendo responsable al ministro de esto», continuó, previendo acciones legales así como otras posibles acciones.

AFP