Mujeres, jóvenes, representantes de minorías y el hermano del vicepresidente, Mike Pence, hacen parte de las novedades que permitieron renovar el Congreso, tras las elecciones de medio mandato en Estados Unidos.

Alexandria Ocasio-Cortez, la estrella de izquierda

Alexandria Ocasio-Cortez

Llegada como un rayo a la escena política nacional, la estrella demócrata Alexandria Ocasio-Cortez, de origen puertorriqueño y nacida en el Bronx, hizo historia al convertirse en la mujer más joven en ser electa al Congreso, con 29 años de edad.

Ocasio-Cortez enarbola con orgullo sus raíces y su latinidad, y asegura que conoce bien los problemas de la clase obrera que promete defenderlo, porque ella misma los padeció.

La joven, que trabajó como mesera tras la muerte precoz de su padre de un cáncer y aún está pagando su préstamo universitario, saltó a la fama al ganar en septiembre las primarias demócratas en su distrito -que abarca zonas de Queens y del Bronx- frente al congresista demócrata en funciones, un veterano de la política.

Publicidad

Con un programa claramente de izquierda, Ocasio-Cortez reivindica la etiqueta de socialista y se convirtió en la más visible figura de una nueva ola de mujeres y miembros de minorías que hacen frente al «establishment» demócrata.

Ayanna Pressley, en Boston

Ayanna Pressley

Esta demócrata de 44 años va a ser la primera mujer negra en representar a Massachusetts en el Congreso.

En una historia similar a la de Ocasio-Cortez, Pressley venció en las primarias demócratas a Michael Capuano, quien suma diez periodos en el Congreso, en un distrito inclinado a la izquierda que incluye gran parte de Boston y la Universidad de Harvard.

Originaria de Chicago, durante la campaña evocó sus experiencias con agresiones sexuales. Y tras ganar la primaria dijo que el presidente Donald Trump era «un racista y misógino».

Ilhan Omar y Rashida Tlaib, primeras musulmanas

Ilhan Omar

Rashida Tlaib

Estas dos demócratas se convirtieron en las primeras mujeres musulmanas en ser elegidas para el Congreso estadounidense.

De Minnesota y Michigan respectivamente, fueron electas a la Cámara de Representantes. «Lo logramos, juntos. ¡Gracias!», tuiteó Ilhan Omar, una refugiada somalí.

Después escribió dirigiéndose a Rashida Tlaib, nacida en Detroit de padres palestinos: «Felicitaciones a mi hermana Rashida Tlaib por su victoria. No puedo esperar para compartir una banca contigo, inshallah».

Ilhan Omar, de 36 años, que ganó fácilmente una circunscripción demócrata de Minnesota, llegó durante su adolescencia a Minneapolis, una gran ciudad de este estado del norte del país. Ya fue representante en la asamblea local.

Rashida Tlaib, estadounidense-palestina de 42 años, tenía asegurado alzarse con el triunfo en un feudo demócrata de Michigan en el que no tenía adversario.

Greg Pence, el hermano del vicepresidente

Greg Pence

El hermano mayor del vicepresidente Mike Pence ganó un escaño en la Cámara de Representantes. El hombre de negocios de 61 años y veterano militar reclamó la victoria en nombre de los republicanos en el mismo distrito que alguna vez lideró su hermano en Indiana.

Prometió apoyar la agenda impulsada por su hermano y Trump en Washington, describiéndose como un conservador que se opone al aborto y apoya los derechos de propiedad de armas de fuego.

Sharice Davids y Deb Haaland, primeras mujeres indígenas

Sharice Davids

Deb Haaland

Estas demócratas se convirtieron en las primeras mujeres indígenas estadounidenses elegidas al Congreso en Washington.

Davids, de 38 años, abogada, exluchadora de artes marciales mixtas y declarada lesbiana, derrotó al actual representante republicano Kevin Yoder en el estado tradicionalmente conservador de Kansas. Fue criada por una madre soltera y veterana del Ejército.

Haaland, de 57 años y de Nuevo México, es de su lado miembro de la tribu Pueblo Laguna. Es una conocida activista comunitaria, que se ha esforzado para promover el voto entre la población indígena. Venció el alcoholismo y subsistió con cupones de alimentación.

Más de una decena de hombres indígenas habían sido electos antes de ellas. Este año, se registró un récord de candidatos indígenas en los comicios de medio mandato.