Tal y como lo anunciaban los pronósticos, el partido Demócrata tomó, después de ocho años, el control en la Cámara de Representantes, mientras que el Partido Republicano logró conservar su mayoría en el Senado.

En la Cámara Alta, el Partido Republicano logró 51 escaños, mientras que el Demócrata consiguió 46, tres puestos están sin asignar, pues en estados como Florida el escaño al Senado está en disputa tras un recuento solicitado por el demócrata Bill Nelson.

En la Cámara de Representantes, los demócratas alcanzaron 222 asientos, y los republicanos 196 escaños. Aún hay 17 puestos sin asignar.  

En las gobernaciones de los 50 Estados, los republicanos mantienen la mayoría con el control de 26 Estados mientras que los demócratas gobernarán en 23, en Georgia aún no hay ganador pues la candidata demócrata Stacey Abrams rechazó el triunfo del republicano Brian Kemp y solicitó recuento de votos.

Varios paradigmas se rompieron en estos comicios. Jared Polis se convirtió en el primer gobernador abiertamente homosexual del país, elegido por el estado de Colorado; Alexandria Ocasio-Cortez es, con 29 años, la mujer más joven en la historia elegida para la Cámara de Representantes y Rashida Tlaib e Ilhan Omar hicieron historia al convertirse en las dos primeras congresistas musulmanas. 

Publicidad