Según el reconteo de votos para Congreso del 11 de marzo, que avanza en la Registraduría, tres parlamentarios que supuestamente habían ganado tendrían que ceder sus curules a tres pastores a quienes se les había dicho que habían perdido. Las cuentas son de testigos electorales porque aún no ha terminado el escrutinio.

Le podría interesar: 42 de los 280 congresistas que se posesionarán están investigados