Luego del desarrollo de las elecciones legislativas el pasado 11 de marzo, el procurador general Fernando Carrillo Flórez le solicitó al registrador nacional Juan Carlos Galindo, la destrucción de los formularios E-11 habilitados para las consultas interpartidistas.

Esto, según Carrillo, “con el fin de proteger adecuadamente la información relacionada con el sufragante al momento de manifestar su preferencia política» como lo establece la ley «que reconocen el derecho a la intimidad, el secreto al voto y el habeas data”.

Por lo anterior, el jefe del Ministerio Público señala que es necesario “implementar mecanismos que permitan proteger la confidencialidad e integridad de los datos relacionados con los votantes”.

Finalmente, Carrillo reitera que se deben “retirar los formularios E-11 de los centros de acopio y solo se conserve la estadística, sin información personal de los ciudadanos que votaron por cada una de las consultas interpartidistas”.