El precandidato presidencial, Gustavo Petro inició, con una reunión en el Congreso de Estados Unidos, su viaje a Washington para denunciar el presunto atentado del que fue víctima la semana pasada.

Petro se reunió con el vicepresidente del Partido Demócrata y miembro de la Cámara Baja, Keith Ellison, donde conversaron sobre los hechos sucedidos el pasado viernes en Cúcuta, cuando el vehículo blindado en el que circulaba fue objeto de un ataque, que aún continúa siendo investigado por las autoridades.

El líder político denunció entonces que «un candidato presidencial había sido víctima de un atentado» para asesinarlo, pero la Fiscalía General de la Nación dijo después que los impactos que presenta el vehículo no corresponden a disparos sino a algún «elemento contundente».

Por su parte, el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, también recibirá a Petro en la sede del organismo para escuchar la versión del candidato sobre lo ocurrido en Cúcuta.

Luego el precandidato presidencial acudirá a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), organismo que en 2014 le otorgó medidas cautelares cuando el entonces procurador y hoy también candidato presidencial, Alejandro Ordóñez, le destituyó de su cargo como alcalde de Bogotá.