La jornada electoral estuvo marcada, claramente, por el interés de los votantes en las consultas de las coaliciones de la derecha y de la izquierda y por la insuficiencia de tarjetones para participar en ellas.

La elección de nuevo Congreso para los nuevos senadores y representantes, quedó relegada a un segundo plano.