El presidente Iván Duque se refirió a los desafíos con el sector rural en cuanto a la sustitución de cultivos ilícitos, luego del acuerdo de paz alcanzado con las Farc, en el marco del Foro de Negocios Bloomberg, que organizó el panel «Liderazgo Global en las relaciones emergentes de comercio», moderado por el expresidente de Estados Unidos, Bill Clinton.

Aunque con una intervención corta por su próxima intervención en la Asamblea general de la ONU, Duque le agradeció a Bill Clinton, su gestión con el ‘Plan Colombia’ cuando fue presidente de Estados Unidos en 1999, porque “con esto, no solamente redujimos los cultivos ilícitos de 100.000 a 50.000 hectáreas, sino que el Gobierno y el entorno de negocios cambió para bien de toda la Nación y nos convertimos en un país reconocido mundialmente”.

“Sí se dio un proceso de paz con las Farc en años recientes y eso es muy positivo, pero en Colombia no queremos sufrir reveses y lo que hemos visto en los últimos cinco años es que los cultivos ilícitos se encuentran en niveles superiores a los que se tenían en el ‘Plan Colombia’ y por eso he dicho que todos los que están participando en el proceso de paz y que realmente van a irse por el proceso de reconciliación, los vamos a ayudar porque queremos que tengan éxito”, agregó el jefe de Estado Colombiano.

Duque indicó que la inversión debe ir a los lugares afectados por la violencia, “pero debe quedar claro que la paz duradera solo se construye con la ley y el orden, y si hay personas que se dedican a la delincuencia deben ir ante la justicia”.

El mandatario colombiano hizo un llamado a la comunidad internacional para lograr un programa viable y sostenible de cultivos ilícitos, pues según Duque se necesitan “cultivos legales que tengan acceso a los mercados internacionales y eso es algo que tenemos que hacer, generando un comercio justo”.

“Queremos ser un país más amigable a los negocios, abierto al crecimiento e innovación, a pequeñas y medianas empresas y si tenemos emprendimiento vamos a cerrar brechas (…) Mi meta es que al finalizar mi administración estemos muy cerca de ponerle fin a la pobreza extrema”.