Durante una rueda de prensa en la sede de las Naciones Unidas, el presidente Iván Duque, se refirió a la crisis que vive Venezuela y aseguró que el mundo necesita imponer un «cerco diplomático» a este país para poner fin a la «dictadura» de Nicolás Maduro.

«Nuestro discurso no es belicista, pero nosotros sí hacemos un llamado a la comunidad internacional para que denuncie y aplique todas las sanciones que sean necesarias para lograr la transición», indicó el mandatario.

El presidente Duque aseguró que en horas de la mañana abordó este importante tema con el secretario general de la ONU, António Guterres, en los márgenes de la Asamblea General de Naciones Unidas.

«Lo que ocurre en Venezuela es triste, porque es una dictadura que ha arruinado todas las libertades, que ha perseguido a todo un pueblo y que es la causante de esta crisis humanitaria y de esta grave crisis migratoria», subrayó.

«El mundo necesita que haya un verdadero y efectivo cerco diplomático para que pueda terminar esa dictadura», insistió.

Cabe resaltar, que el mandatario colombiano durante su primera intervención en la sede de Naciones Unidas, aseguró que no va a extraditar a Venezuela al diputado opositor Julio Borges, acusado por un atentado al presidente Nicolás Maduro. «Nosotros no vamos a extraditar a Julio Borges. Nosotros no vamos a extraditar a un perseguido político para que una dictadura abuse de sus derechos humanos».

De igual manera, Duque aseguró que junto a otros países, que apoyan las denuncias contra este Gobierno, pedirán a la Corte Penal Internacional que investigue crímenes de lesa humanidad en Venezuela.

La crisis de este país será objeto este martes de tres reuniones internacionales en Nueva York, una de ellas impulsada por Colombia para abordar el éxodo de personas que han huido del país hacia otros Estados de la región.